Mi?rcoles, 05 de noviembre de 2008

 

            En las últimas décadas del siglo XIX, Francisco Tárrega (1852-1909) acometió la tarea de transcribir para guitarra algunas piezas para piano de su contemporáneo y amigo Isaac Albéniz (1860-1909). Los resultados obtenidos parece que contaron incluso con la aprobación del gran pianista catalán. Desde entonces, son muchos los guitarristas que con mayor o menor fortuna han intentado seguir el ejemplo de Tárrega. Pero no nos engañemos, aunque no es raro encontrar en las composiciones pianísticas de Albéniz pasajes inspirados en la técnica o en la sonoridad del instrumento de seis cuerdas, su autor era un consumado intérprete y por tanto sus obras, aun las de aroma más guitarrístico, tienen un alto contenido idiomático claramente vinculado al piano.

En nuestros días parece haberse instalado entre los guitarristas la extravagante idea de que la mejor transcripción es la que uno mismo elabore, sin tener en cuenta que para poder trasladar una composición a la guitarra, no sólo es necesario un alto conocimiento de los recursos técnicos de nuestro instrumento, sino que lo principal —como decía Pujol— es asimilar en cuerpo y alma la obra original para poder verterla al nuevo elemento. No es de extrañar, por tanto, que las transcripciones guitarrísticas de Albéniz alcancen su cenit en el trabajo de Tárrega, pero especialmente en el de Miguel Llobet (1878-1938), quien tenía una mayor afinidad estilística con la música de Albéniz, en especial con esos trazos de sesgo impresionista que encontramos en las composiciones de aquel y que no sabemos hasta que punto son deudores de sus contactos con los autores y con el contexto francés de la época, o son fruto del refinado ambiente musical catalán y de la guitarra flamenca (Albéniz habla de los “ritmos gitanos” en la guitarra de Llobet), clara inspiración de sus obras nacionalistas.

Pocos guitarristas hay hoy en día que con una formación musical e instrumental tan idónea para continuar la labor iniciada por Tárrega y Llobet en relación a las transcripciones de Albéniz, como Javier Riba, cordobés que en la actualidad desempeña el cargo de Catedrático de guitarra clásica, en el Conservatorio Superior “Rafael Orozco” de Córdoba. Junto a su labor docente, Javier Riba se dedica también al concertismo y a la composición, habiendo sido galardonado en estas dos facetas en distintas ocasiones.

En los últimos años, Javier Riba se ha dedicado a la localización, análisis, estudio e interpretación con instrumentos de la época (o réplica de los mismos) de las transcripciones de Álbeniz que en su día llevaron a cabo principalmente Tárrega, Llobet y otros autores de su entorno (como Severino García Fortea). Con todo este bagaje, Javier Riba está elaborando sus propias transcripciones, lo que le ha valido ya el reconocimiento de las personas que hemos tenido la suerte de conocerlas. Sería del mayor interés que ese esmerado trabajo de Javier Riba tuviese la máxima difusión, ya que sería de gran utilidad para concertistas y estudiantes de guitarra.

JULIO GIMENO

 


Publicado por Javier_Riba @ 0:47  | Rese?as y cr?ticas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios