Lunes, 03 de noviembre de 2008

       

Isaac Albéniz

    El pianista y compositor catalán Isaac Albéniz y su relación con la guitarra representa uno de los capítulos más singulares de la reciente historia de la música española. Albéniz no escribió una sola nota para guitarra y sin embargo parte de su catálogo pianístico se conoce en la actualidad, en gran medida, a través de innumerables adaptaciones para guitarra, fenómeno propiciado por una música, la suya, de constantes guiños a la técnica guitarrística. Este trasvase del piano a la guitarra ha permitido, por un lado, la pervivencia en los programas de concierto de algunas obras de Albéniz olvidadas por los propios pianistas, y por otro, ha contribuido notoriamente a la internacionalización de la Guitarra Española y de la propia figura del compositor catalán, ofreciendo una imagen más o menos pintoresca de lo español en música.

    Las primeras adaptaciones para guitarra de piezas de Albéniz son prácticamente contemporáneas a las versiones originales para piano. El primero, quizás, en descubrir para la guitarra el potencial de esta música fue Francisco Tárrega (1852-1909), guitarrista y compositor contemporáneo al pianista catalán. Las piezas arregladas por Tárrega, en primer lugar, y las que revisó o incorporó su discípulo Miguel Llobet (1878-1938), forman el primer corpus de obras de Albéniz para guitarra, esto es[1]: Cádiz (Serenata española, op. 181), Granada, Pavana-capricho, Sevilla, Torre Bermeja, Oriental y Córdoba.[2] El valor genuino de las adaptaciones de estos guitarristas (consumados maestros en el arte de la trascripción) estriba en su cercanía artística, estética y musical con la obra de Albéniz; realizaron la adaptación de música de un autor de su tiempo, algo que les permitió, a través de ingeniosas soluciones técnicas y digitaciones características, enfatizar ciertas sutilezas interpretativas, tímbricas y armónicas que conocían de primera mano de su colega Albéniz.

Javier Riba


[1] Citamos sólo las transcripciones para guitarra sola. A estas habría que añadir las versiones para dúo de guitarras que realizaron Tárrega y Llobet de estas y otras piezas Albenizianas.

 

[2] Esta enumeración no es exhaustiva. Desconocemos el número total de transcripciones históricas por cuanto no existe un catálogo que reúna todos los manuscritos dispersos en varias colecciones privadas, algunas de difícil acceso. En este sentido hay que lamentar que el arreglo de Córdoba de Llobet, una de sus obras maestras en el campo de la transcripción, siga aún inédito.


Publicado por Javier_Riba @ 0:44  | Art?culos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios